¿A quién pertenece la Antártida? Técnicamente, a nadie. Este quinto continente más grande se gestiona mediante el sistema de cooperación internacional establecido en 1959 por el innovador Tratado Antártico. Este sistema reserva la Antártida -un condominio sobre el que ninguna entidad política tiene soberanía- para fines científicos pacíficos.

Pero varios países habían presentado reclamaciones territoriales sobre la Antártida durante la primera mitad del siglo XX. El Territorio Antártico reconocía esas reivindicaciones existentes, al tiempo que prohibía su expansión, así como la creación de otras nuevas. A todos los efectos, las reivindicaciones territoriales de la Antártida no están reconocidas internacionalmente (aparte del acuerdo, más o menos, entre los países que las hicieron) ni se consideran vinculantes.

Siete países diferentes presentaron ocho reclamaciones territoriales en la Antártida antes de la adopción del Tratado Antártico: el Reino Unido, Argentina, Chile, Francia, Noruega, Australia y Nueva Zelanda. Casi todas estas reclamaciones territoriales son sectores en forma de tarta que se extienden de norte a sur entre el Círculo Polar Antártico y el Polo Sur, y en conjunto representan más del 80% del Continente Blanco. La mayor parte de la Tierra de Marie Byrd, en la Antártida Occidental, queda fuera de estos sectores, lo que la convierte en la mayor parte no reclamada de la Antártida (y, de hecho, del globo).

A partir de la década de 1840, algunas exploraciones antárticas empezaron a declarar tierra antártica para las naciones cuyas banderas enarbolaban. Gran Bretaña fue la primera en formalizar una reclamación de tierras en 1908, y los demás países hicieron sus declaraciones entre 1923 y 1940.

El ímpetu por establecer reclamaciones territoriales antárticas surgió de múltiples impulsos, entre ellos el interés por los recursos naturales del continente helado y la pugna por obtener ventajas geopolíticas. Y las justificaciones para realizar reclamaciones territoriales son variadas y complicadas. Entre otros motivos, incluyen la proximidad geográfica (relativa) a la zona antártica; la historia de la exploración en el fondo del mundo; y, en el caso de la referencia de Chile y Argentina a las declaraciones geográficas del Imperio español del siglo XV, documentos históricos muy anteriores al descubrimiento de la Antártida.

Los siete países reclamantes formaban parte de la docena original de signatarios del Tratado Antártico, junto con Bélgica, Japón, Sudáfrica, EE.UU. y la URSS.

El significado actual de estas reivindicaciones territoriales no está muy claro. Como hemos mencionado, no están ampliamente reconocidas, pero ninguno de los siete reclamantes ha dado muestras de renunciar a ellas. Y dos signatarios del Tratado Antártico sin reclamaciones territoriales, Estados Unidos y Rusia, se reservaron el derecho de hacerlas en el futuro, a pesar de que el Tratado prohíbe nuevas declaraciones.

La prohibición del Tratado de explotar minerales en la Antártida se debatirá a partir de 2048; ésta y otras posibles modificaciones futuras del Tratado apuntan a la posibilidad de que estas reivindicaciones tan ambiguas se hagan valer con más fuerza en el futuro.

[INSERTAR]

Hagamos un gélido recorrido por estas cuestionables reclamaciones territoriales sobre la Antártida. Francia, Reino Unido, Chile, Argentina, Australia y Nueva Zelanda tienen una reclamación cada uno, mientras que Noruega mantiene dos.

Este sector de aproximadamente 167.000 millas cuadradas de la Antártida Oriental ha sido reclamado por Francia desde 1840, cuando el explorador Jules-Sébastien-César Dumont d'Urville descubrió la región y la bautizó con el nombre de su esposa Adélie.

Situada aproximadamente entre 136º E y 142º E, Terre Adélie está bordeada por Wilkes Land y George V Land, ambas parte del Territorio Antártico Australiano, y se extiende desde una costa de 220 millas hacia el sur hasta el Polo Sur. Es uno de los componentes de los Territorios Australes y Antárticos Franceses, junto con las Kerguelen, Crozet y varios otros grupos de islas del Océano Índico.

La Tierra de Adelia está dominada por la alta meseta helada de la capa de hielo de la Antártida Oriental; los feroces vientos catabáticos que se desprenden de la meseta de hielo azotan la costa de Adelia. Frente a esa costa, cerca de la estación francesa de Dumont d'Urville (establecida en 1956), se encuentra el Polo Magnético Sur, situado a más de 1.500 millas del Polo Sur Geográfico.

El Territorio Antártico Británico cubre más de dos millones de millas cuadradas, aunque sólo unas 660.000 millas cuadradas de esta superficie están ocupadas. tierra firme. Mayor de los 14 Territorios Británicos de Ultramar, viene delimitado longitudinalmente por 20 grados O y 80 grados O.

Esta inmensidad incluye los archipiélagos antárticos de las islas Orcadas del Sur y Shetland del Sur, la Península Antártica, la mayor parte de la plataforma de hielo Ronne-Filchner y partes de los Montes Transantárticos, y abarca porciones de Graham Land, Palmer Land, Coats Land, Ellsworth Land y Queen Elizabeth Land, esta última declarada en 2012.

El Territorio Antártico Británico se creó en 1962 a partir de gran parte de un territorio previamente designado conocido como Dependencias de las Islas Malvinas, que data de la primera década del siglo XX. El territorio se solapa con las reivindicaciones territoriales de Argentina y Chile, lo que ha provocado algunas fricciones en el pasado.

La Dependencia de Ross, una de las más pequeñas de las reclamaciones territoriales antárticas, fue declarada inicialmente para Gran Bretaña en 1841, por Sir James Clark Ross. Desde 1923, la supervisa Nueva Zelanda. Situada entre los 160º E y los 150º O, y desde los 60º S hasta el Polo Sur, la Dependencia de Ross está dominada por la plataforma de hielo de Ross, el mar de Ross y el océano Antártico, e incluye parte de Victoria Land y una pequeña porción de Marie Byrd Land.

En la dependencia de Ross se encuentran varias estaciones de investigación gestionadas por distintos países. Entre ellas se encuentran la base Scott de Nueva Zelanda, la estación Zucchelli de Italia, la estación Jang Bogo de Corea del Sur, la estación McMurdo de Estados Unidos y parte de la estación Amundsen-Scott del Polo Sur. China está construyendo una base de investigación propia en la dependencia de Ross (en la isla Inexpressible, en la bahía de Terra Nova).

La isla Peter I, una de las dos reclamaciones territoriales de Noruega en la Antártida, es la única reclamación antártica que no tiene forma de sector. Esta isla volcánica de unos 100 km2, casi completamente cubierta de hielo, se encuentra en el mar de Bellingshausen, frente a la costa de Ellsworth Land, en la Antártida Occidental.

Aunque Noruega reclamó la isla en 1931, fue bautizada más de cien años antes por el capitán ruso Fabian Gottlieb von Bellingshausen en honor del zar Pedro el Grande. El avistamiento de la isla por Bellingshausen en octubre de 1921 marcó la primera tierra registrada al sur del Círculo Polar Antártico.

La Tierra de la Reina Maud (Dronning Maud Land) es la otra gran reclamación territorial noruega en la Antártida, que abarca alrededor de un millón de millas cuadradas de la capa de hielo de la Antártida Oriental y una costa en su mayor parte cubierta de hielo. Noruega cartografió esta zona por primera vez en 1930, dándole el nombre de la reina noruega Maud de Gales, y la reclamó formalmente nueve años después.

La Tierra de la Reina Maud, que se extiende entre los 20 grados O y los 4 grados E, limita con los territorios antárticos británico y australiano, y su frente oceánico comprende las costas de las princesas Marta, Astrid, Ragnhild, Harold y Olav. (En realidad, la reclamación de 1939 no especificaba el límite meridional de la reclamación, que Noruega no declaró que se extendía hasta el Polo Sur, como los demás sectores, hasta 2015.

Queen Maud Land posee algunos de los paisajes más sorprendentes de la Antártida, sobre todo donde numerosas cadenas montañosas se abren paso a través de la gruesa capa de hielo en forma de picos y nunataks de bloques y dientes, algunos de los cuales superan los 3.000 metros de altura. La reclamación incluye más de una docena de estaciones de investigación, incluidas las instalaciones noruegas de Troll y Tor.

La mayor reivindicación territorial de la Antártida es la de Australia. El Territorio Antártico Australiano abarca unos 2,3 millones de millas cuadradas en la Antártida Oriental, una franja que representa aproximadamente 42% del Continente Blanco. El Territorio Antártico Australiano se extiende entre los 45º E y los 160º E, excluyendo la estrecha franja de la Tierra Adelia francesa que divide la reclamación australiana.

Nueve unidades subdividen el Territorio: Oates Land, George V Land, Wilkes Land, Queen Mary Land, Kaiser Wilhelm II Land, Princess Elizabeth Land, Mac. Robertson Land, Kemp Land y Enderby Land.

Esta enorme zona incluye tierras reclamadas originalmente por los británicos a partir de mediados del siglo XIX y transferidas a Australia en 1933. Forma parte, junto con otras islas subantárticas, del Océano Índico y del Pacífico Sur, de los Territorios Exteriores Australianos. En el Territorio Antártico Australiano se encuentran numerosas bases de investigación, como las estaciones australianas Mawson, Davis y Casey, que operan durante todo el año, así como, entre las de otros países, la conocida estación Vostok de Rusia.

El Territorio Antártico Australiano incluye la cúpula de hielo más alta de la capa de hielo de la Antártida Oriental: El domo A, de 4.000 metros, cúspide de la meseta polar antártica y firme candidato a ser el lugar más frío de la Tierra.

La reclamación territorial antártica de Chile abarca unas 483.000 millas cuadradas en la Península Antártica, así como partes adyacentes del interior de la Antártida Occidental (incluidos los picos más altos del Continente Blanco, en la cordillera Sentinel de las montañas Ellsworth) e islas como las Shetland del Sur y la isla Alexander.

Abarcando de 53 grados O a 90 grados O, esta cuña de tarta (que compone la comuna chilena de Antártida) se solapa con las de la Antártida argentina y el Territorio Antártico Británico. Al igual que Argentina, los argumentos de Chile en favor de su autoridad geográfica en la Antártida se remontan siglos atrás, a la colonización española de Sudamérica, aunque su reivindicación no se formalizó hasta 1940.

El Territorio Antártico Chileno incluye varias bases y estaciones de investigación, tanto anuales como estacionales. La más grande es la Base Presidente Eduardo Frei Montalva, en la isla Rey Jorge.

La reclamación territorial de Argentina en la Antártida, formalizada en 1940, abarca desde los 25 grados O hasta los 74 grados O. Con una extensión de unos 564.000 kilómetros cuadrados, incluye la Península Antártica, la mayor parte de la barrera de hielo Ronne-FIlchner y partes de los Montes Transantárticos, entre otras zonas geográficas, y se solapa con las reclamaciones de Chile y el Reino Unido.K. (Argentina y Gran Bretaña protagonizaron el conflicto territorial más grave en la Antártida propiamente dicha allá por 1952, cuando se produjeron disparos de advertencia en disputa por la propiedad de Bahía Esperanza, en la Península Antártica).

La Antártida argentina cuenta con varias bases científicas, entre ellas la primera establecida de forma permanente en el Continente Blanco: Orcadas, erigida en las Orcadas del Sur en 1904.

Entre las reivindicaciones territoriales históricas en la Antártida figura la declaración de la Alemania nazi en 1939 de "Nueva Suabia", una porción costera de Queen Maud Land sobre la que los aviones alemanes lanzaron esvásticas metálicas.

Cabe señalar que algunos exploradores antárticos reclamaron tierras que ni siquiera fueron reconocidas por los países patrocinadores. Por ejemplo, Roald Amundsen reclamó para Noruega la meseta polar antártica que rodea el Polo Sur en 1911; el jefe de la expedición antártica japonesa de 1910-1912, Shirase Nobu, declaró la región de "Yamato Yokihara" para Japón; y Richard Byrd reclamó para Estados Unidos partes de la cordillera de Ford en la Tierra de Marie Byrd en 1929.

Hay que tener en cuenta que muchos otros países, además de los que presentan reivindicaciones territoriales antárticas, tienen una presencia importante en el Continente Blanco. En particular, más de 40 países tienen estaciones de investigación en la Antártidadesde Estados Unidos hasta Corea del Sur. Como era de esperar, la mayoría de estas estaciones de investigación se encuentran dentro de una u otra de las reclamaciones territoriales históricas.

Si desea más información sobre el aspecto geopolítico de la Antártida, consulte nuestros artículos sobre la Antártida. Tratado Antártico y el banderas de la Antártida.

También le puede interesar

Descargo de responsabilidad

Nuestras guías de viaje tienen únicamente fines informativos. Si bien nuestro objetivo es proporcionar información precisa y actualizada, Antarctica Cruises no hace ninguna representación en cuanto a la exactitud o integridad de cualquier información en nuestras guías o encontrado siguiendo cualquier enlace en este sitio.

Antarctica Cruises no puede y no aceptará responsabilidad por cualquier omisión o inexactitud, o por cualquier consecuencia derivada de ello, incluyendo cualquier pérdida, lesión o daño resultante de la visualización o uso de esta información.

DEAL FLASH: Obtenga 30% de descuento y un crédito aéreo exclusivo de $600 en la salida del 14 de noviembre de World Explorer

X